Videojuegos

Los 6 bosses más díficiles de Dark Souls III

La dirección que tomó el desarrollador FromSoftware con respecto a los bosses de Dark Souls III, tiende a causar acaloradas discusiones en la comunidad de Souls. Algunos dirán que son demasiado fáciles, pero los bosses opcionales del juego aportan un nuevo significado a la palabra “difícil”.

En Dark Souls III, los jugadores se embarcan en un viaje como el Ashen One. Su objetivo es devolver a los cinco Señores de la Ceniza a sus tronos legítimos para poder unir la llama en el Santuario del Enlace de Fuego.

Para lograr este objetivo, deben enfrentarse a una plétora de bosses meticulosos.

A continuación, te presentamos los 6 bosses más fuertes de Dark Souls.

1.- Alma de Cenizas

El jefe final en Dark Souls III está considerado como uno de los más difíciles. Soul of Cinder es la amalgama de los Señores de Ceniza.

Encontrado en el Horno de la Primera Llama, este jefe tiene altos puntos de salud, lo que podría convertirlo en el segundo jefe más desafiante del juego.

Con él hay que tener cuidado, pues utiliza hechizos y ataques de magia oscura.

2.- Campeón Gundyr

No se debe confundir con Iudex Gundyr. Campeón Gundyr es una versión de Iudex Gundyr con nuevos ataques y un estilo de combate más agresivo.

Por ser la versión “potenciada” de Iudex Gundyr, Campeón Gundyr es un desafío aún mayor.

3.- Armadura del Asesino de dragones |

Asistido por las Mariposas Peregrinas que animan su traje, DragonSlayer Armour ofrece una ardua lucha en Dark Souls III.

Con resistencias a daños tipo Dark, Lightning y Slash, esta lucha demuestra ser dura para los jugadores que no conocen las debilidades de este jefe.

El uso de armas como el Espadón de Caballero Lobo o el Espadón de Farron te dará una bonificación de daño contra este adversario. También puedes usar armas de escarcha y habilidades cuyo tipo de daño sea golpe para aumentar la eficiencia de tus ataques.

4.- Viejo Rey Demonio

Quizás el jefe más intimidante por su apariencia y sus ataques ardientes, Old Demon King es un jefe opcional en Dark Souls III.

Es difícil no ver a este boss, ya que es visible a simple vista en el Lago Ardiente. Por ello, no puedes perderte el arco que te lleva a este oponente.

Las armas del Caballero Negro y los ataques de tipo Oscuridad son más efectivos contra él. Mucha gente encuentra dificultades en la lucha de este jefe debido a sus ataques ardientes.

Las armas de largo alcance serán las mejores para vencer a este jefe.

5.- Vigilantes del Abismo

¿Qué es más complicado que luchar contra un jefe brutal de Dark Souls III? ¡Intenta luchar contra dos al mismo tiempo!

En la primera fase del combate con los Vigilantes del Abismo, existen dos Vigilantes del Abismo que debes enfrentar, además de uno que se genera cada veinte segundos. Afortunadamente, sólo un máximo de dos Abyss Watchers pueden engendrar, lo que hace que esta lucha sea superable.

Estos bosses son débiles contra los ataques eléctricos. Además, ten en cuenta que estos jefes se tambalean con facilidad y pueden ser atacados por la espalda

6.- Lorian, Príncipe Anciano y Lothric, Joven Príncipe

Una de las batallas del juego que más problemas causará a los jugadores es contra Lorian, Príncipe Anciano y Lothric, Joven Príncipe.

También conocidos como “Los Príncipes Gemelos”, uno es un espadachín y el otro es un hechicero.

Lorian es un caballero que empuña una gran espada en llamas. Por su parte, Lothric lleva una túnica negra y golpea con la energía de la luz sagrada.

Aunque Lorian no puede estar de pie más de unos segundos sin que sus piernas se desplomen, su amplitud de giro y la magia de los proyectiles de su hermano los convierten en un gran desafío.

¿Qué opinas de estos jefes de Dark Souls 3? ¿Ya te has enfrentado a alguno de ellos?

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ Popular

To Top